Mascarillas_de_Mango

 

Calcio, fósforo, hierro, magnesio, potasio, sodio, yodo y zinc. Vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B9. Vitamina A, vitamina C, vitamina E. Antioxidante y anticancerígeno. Estos son algunos de los beneficios del mango, que se pueden convertir en la mejor excusa para que esta fruta nunca falte en el frutero.

Pero si crees que comer mangos regularmente es la única forma de aprovechar sus múltiples beneficios, estás a punto de descubrir que hay otras alternativas para mantenerse sano con esta deliciosa fruta tropical. Por ejemplo, se pueden elaborar mascarillas de mango con las que cabello y piel se nutrirán de forma inmediata.

 

No existe una mascarilla de mango maduro casera…

 

¡Existen muchísimas! Lo mejor del mango como ingrediente en mascarillas caseras es que, gracias a los numerosos nutrientes y vitaminas que contiene, se puede utilizar como aliado de belleza corporal, facial o capilar, combinándolo con otros ingredientes naturales que potencian sus beneficios.

Mascarilla exfoliante para cuerpo y cara

Un exfoliante se puede hacer añadiendo tres cucharas de avena a la pulpa del mango. De esta forma, se obtiene una crema de textura fuerte, ideal para limpiar, reparar y nutrir la piel al mismo tiempo. Después, solo hay que aplicarla sobre la piel, dejando que actúe unos 15 minutos y, posteriormente, se retira con agua templada.

Mascarilla facial 100% mango

La pulpa del mango verde tiene un alto poder astringente,  así que es perfecta para pieles grasas y con tendencia acneica. La pulpa se cuece 15 minutos en agua y, después, tras desechar el agua, se elabora un puré que se aplica sobre el rostro. Hay que dejarla actuar 10 minutos como mínimo y, una vez transcurrido el tiempo, se retira lavando la cara con agua templada.

Acondicionador capilar de mango

Para elaborar una mascarilla acondicionadora de pelo, hay que mezclar pulpa de un mango maduro, dos cucharadas de yogur y dos yemas de huevo.  La mezcla se extiende por el cabello, de raíces a puntas, y se deja actuar media hora. Después solo hay que enjuagarlo con agua templada para que el cabello luzca brillante.

 

Pepitas de mango para mascarillas de belleza

 

No solo la pulpa del mango se puede utilizar como aliado de belleza y bienestar, esas pepitas de los magos que generalmente se desechan, también son ricas en nutrientes. Así que en lugar de tirarlas, una buena forma de aprovechar sus beneficios es elaborar mascarillas faciales y capilares naturales y caseras.

Las semillas de un mango se mezclan con 100 ml. de aceite de coco, dejándolas reposar durante tres días. Después, la mezcla se vierte en un pulverizador y obtendremos un producto reparador capilar 100% natural, ¡y muy barato!

 

Mascarillas de mango caseras: ¿Funcionan?

Las mascarillas caseras son fáciles y rápidas de elaborar y, en ocasiones, son una solución ideal, ya que se pueden elaborar con productos que se tienen a mano, y sin salir de casa. Una mascarilla con ingredientes naturales es menos nociva y, además, puede dar grandes resultados.

Eso sí, para conseguir todos los beneficios y evitar riesgos innecesarios, no conviene descuidar estos aspectos:

  • Antes de elaborar una mascarilla, hay que asegurarse de que se trata de un producto adecuado según las propias necesidades (pieles grasas, cabello seco…). Una crema casera siempre es menos dañina ya que no contiene elementos químicos; sin embargo, podría agravar temporalmente el problema.
  • Para conseguir los resultados esperados con una mascarilla casera, hay que seguir la receta y el procedimiento de aplicación a rajatabla.
  • Es recomendable no aplicar una mascarilla que contenga uno o más ingredientes a los que seamos alérgicos (incluso si solo se conoce alergia al comerlos).
  • No obstante, aunque a priori no se tengan alergias, es recomendable probar cualquier tratamiento de belleza en una zona pequeña de piel para valorar si produce reacciones tales como rojeces o picor. Es mejor dedicar unos minutos extra a comprobarlo, que sufrir una reacción alérgica en toda la cara o en el cuerpo.

 

Al natural o en recetas, comer mango regularmente es un hábito a incorporar en una rutina de vida saludable. Tampoco hay que olvidar que el mango es un ingrediente habitual en cosmética, como por ejemplo en mascarillas, ya que sus efectos positivos no solo se obtienen saboreando la dulce pulpa del mango.