La idea de saborear las deliciosas frutas de tu propio huerto siempre parece buena. Hay plantas y árboles frutales muy fáciles de cultivar, y que apenas necesitan unos cuantos cuidados básicos, mientras que hay otras que son más difíciles de plantar.

¿El cultivo de aguacates es fácil o difícil? Seguro que el título de este post ya te ha dado una pista, pero además, si has leído alguno más de nuestros artículos, sabrás que para cultivar esta planta son necesarias unas determinadas condiciones climáticas, como las que se dan en La Axarquía malagueña, donde se produce fruta sub-tropical como los aguacates, así que si vives en una ciudad de temperaturas más bien frescas, quizás no sea tan buena idea…
También te decimos que por intentarlo no pierdes nada y que la experiencia puede ser muy divertida: ¿Te animas a probar a cultivar tus propios aguacates?

 

cultivar-tu-aguacate-1
Cultivar tus propios aguacates: Un buen comienzo…

Un consejo básico para novatos es no centrar los esfuerzos en una única planta, porque puede que el resultado sea completamente decepcionante, lo ideal es probar con varias semillas a la vez. Lo bueno es que ya tienes una excusa perfecta para consumir aguacates y, de paso, para beneficiarte de sus propiedades saludables. Cada vez que comas uno, no te olvides de limpiar bien la semilla y de conservarla, ya que las semillas son el origen de la planta del aguacate.
Mientras reúnes unas cuantas, consigue tarros de cristal, vas a necesitar tantos tarros como semillas quieras cultivar. El día que, por fin tengas varias semillas, asegúrate de tener además palillos redondos en casa.

Cultivando aguacates en casa: precisión, cuidado y memoria

Escoge la primera semilla y obsérvala para localizar cual es la parte superior (más estrecha) e inferior (más ancha), colócala entre tus dedos índice y pulgar, de forma que la parte inferior esté sobre el pulgar. Ahora vas a necesitar demostrar tu destreza y precisión, ya que tendrás que pinchar la semilla con un palillo justo en el centro, girarla lateralmente un tercio y pincharla con otro palillo y, volviéndola a girar un tercio, pincharás un tercer palillo. Y así con cada semilla.
Es el momento de hacer uso de los tarros que has conservado y que, en primer lugar, tendrás que llenar con agua. Al colocar la semilla con los palillos poniendo la parte superior hacia arriba, se quedará suspendida en el aire. Con cuidado, rellena cada tarro para que la parte inferior de la semilla de avocado esté en contacto con el agua. El mismo proceso se repite para cada tarro. Los tarros se colocan en una ventana con muchas horas de sol al día.
Vas a tardar algo de tiempo en apreciar cambios significativos, pero eso no significa que tengas que olvidarte de las plantas de aguacate que estás cultivando. Tendrás que revisar periódicamente para asegurarte que la parte inferior de la semilla esté en contacto con el agua. Ya te advertimos que tendrás que rellenarla con frecuencia, así que no te despistes o no llegarás a ver las primeras raíces…

cultivar-tu-aguacate-2

Los primeros resultados se hacen esperar…

Primeras raíces que, como poco, tardarán en aparecer un mes y medio, aunque lo más seguro es que sean dos meses, o tres. Y bueno, puede que entonces descubras que algunas de las semillas de aguacate nunca llegarán a convertirse en planta…
En cualquier caso, si empiezan a aparecer raíces ya es un pequeño éxito: estás más cerca de cultivar tus propios aguacates. Ahora es cuestión de dejarla crecer. No tardarás en observar que pronto aparecen también un tallo que, con el paso de los días, mostrará las primeras hojas. ¡Esto ya va por el buen camino!

cultivar-tu-aguacate-4

Después de unos meses, llega el momento de plantarla

Cuando tu planta de aguacate tenga un tallo con una altura de unos 20 centímetros, puede que el tarro de cristal no sea el mejor lugar para que siga creciendo. Es el momento de comprar unas macetas adecuadas.
Elige una maceta de buen tamaño y rellénala con tierra multiusos, retira los palillos con cuidado y planta el arbolito asegurándote de cubrir con tierra las raíces, pero dejando libre el tallo. Como en el paso anterior, la planta de aguacate necesita mucho sol. En esta nueva etapa, también necesitará mucha agua, pero cuidado con no pasarte regándolo, ya que el exceso de agua podría dañarlo.

cultivar-tu-aguacate-4

Basado el artículo » how to growt avocado seed «