Algo que siempre consigue El Comidista es hacernos sonreír con sus artículos, vídeos y en general con todo lo que hace. Hace poco hablaron sobre “cómo se debe abrir un aguacate” en un divertido vídeo. En el vídeo,  que podrás ver a continuación, retaban a varias personas que de forma altruista se prestaban a mostrarnos cómo extraen la pulpa de uno de nuestros aguacates. Algunas de ellos, con más o menos destreza, sí se nota que los consumen habitualmente y han desarrollado una técnica rápida y eficaz. Otros muchos, no han tenido madre o abuela que le enseñe. Es por eso que hemos querido compartir con vosotros este vídeo que explica muy bien cómo hacerlo realmente:

 

 

 

A partir de aquí, nos planteamos si la gente sabe también pelar un mango de la forma más cómoda, rápida y limpia. ¿Y si se nos ocurre preguntar a esa misma gente como pelar mangos?  ¿Qué crees que sucedería? Probablemente ninguno de ellos sabría realmente como hacerlo de forma adecuada.

 

Cómo pelar correctamente un mango

 

Lo primero que debemos hacer es seleccionar la fruta madura que queremos pelar. Para ello, mediante el tacto notaremos rápidamente la fruta que se encuentra en su punto de maduración.

Agarramos el mango con la mano izquierda (si somos diestros) y con el cuchillo en la derecha comenzamos a hacer un corte al mango junto al rabito del tallo. Notaremos enseguida que si bajamos el cuchillo longitudinalmente llegaremos a una zona mucho más dura, esta es la zona del hueso del mango, que en este caso está ligada a la carne, y por eso, es más difícil separar.

Para evitarlo debemos siempre separar los cortes lo más posible de la zona del hueso, de esa manera obtendremos una tira mango con piel perfecta como la que ves en la imagen.

El siguiente paso será realizar cortes longitudinales a su pulpa pero sin llegar a cortar la piel. Marcando de esta manera el mango podremos posteriormente extraer su carne de forma rápida y limpia.

Recuerda que las franjas a marcar serán de arriba abajo y después de izquierda a derecha, intentando que la cuadrícula sea homogénea.

 

 

 

 

Una vez marcados esos cuadrados presionaremos la piel hacia arriba de manera que los cubos de mango saldrán a la vista, ¿has visto que fácil?

Ahora, solo tendremos que, con la ayuda de una cuchara, ir retirando los cubos de mango uno a uno, intentando no presionar demasiado para no mancharnos con el jugo del mango .

Una vez hecho esto, depositaremos los cubos de mango sobre el plato y repetiremos esta operación sobre cada una de las porciones del mango que vamos cortando. Primero los laterales y luego los lados restantes hasta aislar por completo la zona central de la fruta mucho más dura, la que contiene el hueso.

Ahora ya sabes cómo pelar los deliciosos mangos y además ¡puedes sorprender en casa con presentaciones de cubos de mango listos para comer!