cocina-aprovechamiento

Desde hace ya algún tiempo no resulta extraño oír hablar de “Cocina de aprovechamiento”. Si le preguntas a alguien por la calle las dos respuestas más esperables sobre qué es serían: “recetas para aprovechar mejor los alimentos” y “la cocina de la abuela”. Al margen de lo redundante que suena la primera de eso mismo se trata.

 

En la actualidad ese concepto de escasez que se vivía a causa de guerras o baja producción nos suena cada vez más lejano y extraño en un país como España. Y sin embargo seguimos hablando de cocina de aprovechamiento…

 

Qué es la cocina de Aprovechamiento

La Cocina de aprovechamiento es la tendencia culinaria cuya técnica reside en sacarle el mayor partido a cada ingrediente y cada plato. Y es con esta misma idea con la que se cocinaba antiguamente dada la fuerte escasez de alimentos y la necesidad de alimentarse con lo que había. No se tiraba nada, y anda que no salieron maravillosas recetas como las croquetas de pollo, las empanadas o las torrijas.

 

Resulta que se ha pasado de intentar aprovechar lo poco que se tiene a desperdiciar toneladas de alimentos a nivel global, unos 1300 millones aproximadamente. Casi nada, la de croquetas y botes de mermelada que se podrían hacer ¿te lo imaginas?

 

Hablando de mermeladas, aunque gran parte de esos datos provienen de lo que se produce una parte de este desperdicio se produce en las casas. Si, esa fruta que compramos y que olvidamos en el frutero hasta que momifica.

 

Y es justo aquí donde entra la cocina de aprovechamiento de nuevo, para rescatar esos cortes de preparar los ingredientes y hacer un caldo o para revivir el típico tupper que nos queda en la nevera abandonado y que parece no terminarse nunca.

 

Cómo utilizar la cocina de aprovechamiento en recetas

Para los valientes que queráis experimentar por vosotros mismos la cocina de aprovechamiento tenéis aquí abajo un recopilatorio de consejos prácticos con los que economizar vuestros platos bajo la filosofía de la cocina de aprovechamiento.

 

 

  • Para el pan duro del día anterior: Sopitas, albóndigas o torrijas

Un clásico, ese pan que se pone duro como el cemento de un día para otro y no sabemos qué hacer con él. Existen multitud de deliciosas recetas para aprovechar ese pan, desde la clásica sopa de pan y ajo hasta las torrijas de toda la vida. Gran parte de estas elaboraciones consisten en remojar el pan en agua o leche, ya que lo que hace que se endurezca es la pérdida de agua. Vamos que está deshidratado el pobre.

 

  • Para la fruta y la verdura: ¿Mermelada o congelador?

Normalmente lo primero que se piensa a la hora de conservar muchos vegetales son las mermeladas y/o confituras. Pero lo cierto es que hay vida más allá de las mermeladas siendo el congelador otro buen aliado.

Por ejemplo, si compramos mucha fruta fresca de temporada podemos congelar una parte y utilizarla para hacer helados caseros, smoothies o batidos semi granizados. Si congelamos la verdura ya lavada y cortada conseguimos también un comodín rápido para cocinar entre semana cuando vamos justos de tiempo.

 

  • Limpiando el pescado y la carne: Vayamos por partes

Cada vez se está perdiendo un poquito más el aprovechar las partes del pescado o de la carne que no valen para filete. Pero esas partes que desechamos muchas veces se pueden aprovechar para dar un toque especial a otros platos.

Las espinas de pescado y la propia cabeza van de miedo para hacer un delicioso fumet para hacer arroz o fideuá. De la misma forma podemos aprovechar los huesos de la carne  y en ocasiones la piel del pollo para hacer un caldo que usar de base para otras elaboraciones. O bien aprovechar sobras para hacer unas deliciosas croquetas.

 

Si cocinas más de la cuenta: Anímate a compartir lo que te sobre. Supongamos que no hemos podido resistirnos no sólo a comprar bastante comida, sino que además nos posee la vena cocinillas y cocinamos comida para alimentar un regimiento entero. Ante esto, qué mejor manera de aprovecharlo que invitar a un par de amigos o familiares a casa a disfrutar de la velada. Eso o tira de tupper, con las lentejas no falla.