aguacate -mango- frutas-climatéricas

 

Dentro de las diferentes clasificaciones que se pueden aplicar a la fruta, existe una que permite clasificarla entre frutos climatéricos y no climatéricos. Debido a sus características, tanto los aguacates, como los mangos son frutas climatéricas.

El hecho de que sí sean climatéricas supone muchas ventajas para los consumidores y compradores, que pueden comprar con mayor tranquilidad mangos verdes o aguacates que no están maduros, pudiendo disfrutar de sus frutas favoritas con un poco de paciencia.

 

¿Qué son las frutas climatéricas?

 

Por cuanto se ha dicho hasta ahora, está claro que ser una fruta climatérica es algo bueno, de hecho, el adjetivo “climatérico” es un término clave dentro del sector de la comercialización de frutas y verduras. Pero: ¿qué significa exactamente eso de que una fruta sea, o no sea, climatérica?

Los frutos climatéricos son aquellos que siguen madurando aun después de su recolección, es decir, que desde que se recolectan hasta que llegan al consumidor, seguirán completando su maduración, como si siguieran en la planta y, si el comprador tarda en consumirlos, el ciclo seguirá avanzando, y ello es posible gracias a la producción autocatalítica de etileno, ya que es precisamente, el etileno el encargado de que maduren.

Cuando durante su crecimiento producen el suficiente etileno en planta, una vez recolectados, pueden seguir madurando, aunque ya no reciban más nutrientes de la planta de la que salieron, ya que son capaces de seguir produciendo el etileno que necesitan.

El ejemplo más clásico de fruto climatérico es el tomate que, tradicionalmente, se recolecta mucho antes de que los frutos estén maduros y se deja madurar fuera de la planta, lo que permite que se pueda disfrutar de la fruta durante muchos meses y en perfecto estado de maduración. Otros ejemplos de frutas climatéricas pueden ser el plátano o la pera y, por supuesto, aguacates y mangos, que siguen madurando después de haber sido recolectados.

Por otro lado, entre las frutas no climatéricas se incluyen los cítricos que, si se recolectan cuando aún están verdes, llegarán verdes a la mesa, y que incluso se pudrirán estando aun verdes.

 

¿Cómo influye que los aguacates sean climatéricos a la hora de su recolección?

 

Los aguacates son un tipo de fruta climatérica con características particulares ya que solo si son cosechados en el momento ideal serán capaces de iniciar la maduración que los llevará al consumidor en el momento óptimo.

El momento de recolección es por tanto clave para esta fruta climatérica.  Solo aquellos productores con las metodologías de cultivo óptimas serán capaces de acertar con ese momento ideal de recolección.

 

 

¿Una vez comprados hay alguna forma de acelerar la maduración de los frutos climatéricos en casa?

 

Que aguacates y mangos sean frutos climatéricos tiene ventajas, ya que se puedes comprar frutos que aun necesiten algún día para estar perfectos y acelerar su maduración en casa.

Existe un truco para solucionar el problema de qué hacer con mangos y aguacates que no están maduros, consiste en aprovechar la característica de otra fruta climatérica, la manzana que, gracias a su alta producción de etileno, ayuda a otras frutas climatéricas a acelerar su maduración. Solo hay que meter en una bolsa de papel aguacates o mangos junto con algunas manzanas y esperar dos o tres días. Se producirá lo que podemos llamar una “aceleración climatérica” y así las frutas estarán deliciosas y exquisitas para su consumo en pocos días.

Que sean climatéricos es, en definitiva, una razón más para comprar aguacates y mangos, teniendo así una garantía extra de que los disfrutarás sabrosos, muy jugosos y en el momento de consumo que tú elijas si utilizas el método de la “aceleración climatérica “.